Pan de Azúcar visto desde la playa de Copacabana en Río de Janeiro

En el transcurso de una reunión celebrada la semana pasada,  los representantes de las patronales de los hoteles y la construcción de la Ciudad Olímpica de Río de Janeiro, encabezados por el gerente de la Asociación Brasileña de la Industria de Hoteles de Río, Julio Correa, han solicitado a la Directora General de Ciudadanía Española en el Exterior, Pilar Nin, la creación de un convenio de colaboración entre España y Brasil para facilitar la entrada de profesionales españoles de los sectores de la hostelería y la construcción, a fin de poder hacer frente a los retos y exigencias que imponen a corto plazo las importantísimas citas deportivas que afronta el país carioca: el Mundial de Fútbol del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.

Los empresarios hoteleros brasileños no sólo están interesados en abreviar los trámites legales para agilizar la entrada de mano de obra cualificada procedente de nuestro país, sino que también han expresado la necesidad de firmar convenios con instituciones de formación españolas del ámbito de la hostelería y el turismo para formar a los empleados brasileños. Para lograr ambos propósitos, tanto la afluencia de trabajadores españoles como la formación de personal nativo, Brasil ha valorado especialmente el prestigio del sector en España, tanto desde el punto de vista profesional como formativo, así como la afinidad cultural e idiomática. En concreto, y en lo que a formación se refiere Pilar Nin apuntó: “España cuenta con un enorme potencial formativo que estamos dispuestos a concretar lo antes posible a través de nuestras instituciones públicas y privadas de enseñanza técnica y profesional”.

Las posibilidades de colaboración entre Brasil y España en el sector del turismo son inmensas, dado el importante potencial de desarrollo del primero y la “capacidad y sostenibilidad” del modelo español que los empresarios brasileños desean adoptar. Las cifras a corto plazo son reveladoras: Río debe construir 6.000 plazas de hotel y 18.000 apartamentos, según explicó Nin y necesitará toda clase de operarios y profesionales para edificar y, posteriormente, gestionar los establecimientos turísticos de la denominada Cidade Maravilhosa. Pero las perspectivas no se limitan a Río de Janeiro, ya que, más allá de los Juegos Olímpicos, son once las ciudades sede de la Copa Mundial de Fútbol, todas ellas con sus correspondientes necesidades de plazas hoteleras.

“¡Nos piden de todo y lo quieren ya!” explicó la Directora general. Así, en los próximos días, los dos países se pondrán a trabajar para superar las trabas administrativas y los recelos mutuos a fin de lograr una cooperación mutua de grandísimo interés para ambos.

Fuentes:

Hosteltur

La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *