La ONU ha recomendado comer insectos para prevenir la obesidad, un tipo de gastronomía que parece extraña en nuestra cultura pero que es típica en algunos países.

Hay que romper prejuicios. Es lo que recomienda la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que ha animado a los consumidores a comer escarabajos, orugas y hormigas.

Según la investigación de la FAO, realizada en colaboración con la Universidad de Wageningen (Países Bajos), los seres humanos consumen en el mundo más de 1.900 especies de insectos. A nivel mundial, los más consumidos son: escarabajos (31 por ciento), orugas (18 por ciento), abejas, avispas y hormigas (14 por ciento), y saltamontes, langostas y grillos (13 por ciento). Muchos insectos son ricos en proteínas y grasas buenas y tienen un elevado contenido en calcio, hierro y zinc. La carne de vacuno tiene un contenido de hierro de 6 mg por 100 g de peso en seco, mientras que el contenido en hierro de las langostas varía entre 8 y 20 mg por 100 g de peso en seco, dependiendo de la especie y el tipo de alimentos que los propios insectos consumen.
insectos

De esta forma, aseguran que se podría ayudar a mejorar la seguridad alimentaria y contrarrestar la obesidad a nivel mundial. Estos alimentos todavía son ampliamente rechazados en Occidente, aunque pueden probarse en algunos restaurantes españoles.

En Barcelona se ubica un gran establecimiento dedicado a estos nuevos manjares, donde se puede degustar exóticos platos como gusanos al queso o a la barbacoa, grillos al curry, escorpiones a la brasa o piruletas con hormigas, productos tradicionales en China, Japón, Tailandia o México. A pesar de que es difícil cambiar las costumbres alimenticias de la sociedad, poco a poco la gente valiente y curiosa se anima a probarlos.

Fuente: Antena3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *