new york miami los angeles food truck euhtstpol blogLos gourmet food trucks forman un movimiento que comenzó en California y Nueva York tras la crisis de 2008. Pero que se está extendiendo por todo Estados Unidos; los puestos de comida en la calle han existido desde siempre, pero la conjunción del interés del público por diferentes gastronomías de calidad y la comunicación directa que permiten las redes sociales ha desembocado en una nueva industria que crece en medio de una economía en crisis.


Ofrecer cocina de calidad a precios razonables y sin tener que ir a la otra punta de la ciudad. Así se resume la idea que ha dado origen al fenómeno de los Food Trucks o Gourmet Food Trucks(“camiones gourmets”), fenómeno que se ha ido adueñando de la Gran Manzana. La subida de los alquileres y el miedo de los inversores dieron al traste con no pocos proyectos de restaurantes en una ciudad que registra de por sí la mayor concentración de quioscos de pizzas y puestos de bocadillos de todo tipo.

Todos esos chefs con talento que se vieron privados de la posibilidad de abrir su propio negocio tuvieron una idea: transformar el camión-pizzería grasiento o el quiosco de kebabs insípidos en auténtica cocina móvil donde vender sus platos gourmets a precios de risa… Pero para salir a flote en este universo regido por la competencia (visto el número de demandas el ayuntamiento de Nueva York ha optado por conceder las licencias por sorteo) conviene ofrecer algo por encima de lo que proponen los numerosos fast foods de los alrededores.

Algunos de los camiones que se mueven por el sur de la Florida son “sucursales” de conocidos restaurantes, sacar la marca a la calle les permite alcanzar a una clientela que antes no les conocía.

Los camiones gourmet –que al menos tres días a la semana se reúnen en un lugar determinado para formar una especie de feria de gastronomía rodante- ofrecen todo tipo de comidas: pescados, hamburguesas, crepes, sandwiches, tacos… y, por supuesto, tampoco faltan los postres.

No os perdáis este reportaje, y si queréis seguir leyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *