El enoturismo va recuperando poco a poco su ritmo de actividad tras la ralentización sufrida con la crisis económica.

El número de visitantes a las bodegas asociadas a las Rutas del Vino de España, ascendió a 1.689.203 en el año 2013, un 18,08% más que en el año anterior, según el sexto informe anual del Observatorio Turístico elaborado por dicho club de producto, y un 40€ más que en 2008, cuando se realizó el primer estudio.

Los datos obtenidos en este nuevo estudio, el sexto desde que se puso en marcha el Observatorio Turístico de Rutas del Vino de España,impulsado por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin), evidencian la rápida recuperación del enoturismo, que también se relantizó como consecuencia de la crisis económica.

“Consideramos el dato altamente positivo puesto que se confirma la tendencia al alza del enoturismo”, destaca el estudio. Al tiempo que destaca que “el turismo enológico se ha consolidado como un importante complemento a la oferta turística española”. Es más, afirma que, en situaciones de crisis como la actual, este modelo “representa una interesante alternativa de viaje en un momento en el que los turistas tienden a reducir en tiempo y distancia sus viajes”.

Las cifras de visitantes han aumentado en la mayor parte de las rutas, con un ligero descenso en cuatro de ellas. Las que recibieron más turistas vuelven a ser las rutas del vino y el cava Enoturisme Penedès y la ruta del vino y brandy del Marco de Jerez. Ambas cuentan con ubicaciones estratégicas, próximas a la costa, en zonas de gran afluencia turística, y grandes núcleos de población como Barcelona y Sevilla.

Las rutas de Ribera del DueroRioja AlavesaRioja Alta Rías Baixas consiguen también cifras relevantes, aunque los incrementos más significativos se registraron en Navarra, Ribera del Guadiana, Yecla y Ribera del Duero, que superan el 25% con respecto a los datos del año anterior.

Temporadas: Otoño y primavera vuelven a ser las temporadas más proclives al enoturismo, especialmente septiembre y octubre, al coincidir con la realización de la vendimia en la mayor parte de las rutas y con época de buenas temperaturas.También mayo y junio presentaron cifras muy positivas. El turismo enológico se confirma como un poderoso producto para favorecer la desestacionalización y el alargamiento de la temporada.

Gráfico evolutivo de las visitas a las bodegas en los últimos seis años

Gráfico evolutivo de las visitas a las bodegas en los últimos seis años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *