Un informe del Hotel-Escuela de Sant Pol de Mar sugiere que las actitudes hacia el trabajo se valoran tanto o más que las propias habilidades adquiridas.

Los grandes grupos internacionales del ámbito de la hostelería valoran las prácticas realizadas durante los estudios y la polivalencia profesional más que los conocimientos de gestión empresarial. Ésta es su prioridad para los jóvenes valores que reclutan para ser sus futuros directivos. Es una de las principales conclusiones de un informe elaborado por el Hotel-Escuela de Sant Pol de Mar-Escuela Universitaria de Hotelería y Turismo de Sant Pol de Mar (Barcelona), referente internacional en dirección hotelera, restauración y artes culinarias.

El estudio, realizado como conclusión de las Jornadas de Desarrollo Profesional recientemente celebradas en el centro Universitario de Sant Pol de Mar, atribuye las prácticas profesionales en el sector realizadas durante los estudios una importancia de 8,5 sobre 10, mientras que la ambición profesional recibe una puntuación de 8,3 y la disponibilidad geográfica, un 8,1.

Para la elaboración del informe se tuvieron en cuenta las respuestas de grandes grupos nacionales e internacionales como Marriott, Iberostar, Melià, NH, Eurostars, Starwood, Mandarin Oriental, Ritz Carlton o Hilton, entre otras. Todas ellas participaron en las citadas jornadas con la representación de sus responsables de Recursos Humanos.

Otra de las conclusiones del informe es el reconocimiento de la polivalencia como un potente activo profesional. Las empresas la valoraron con un 7,9 sobre 10, muy por encima de otras capacidades como por ejemplo el dominio de las aplicaciones informáticas (6,3 sobre 10)

Actitud, antes que aptitud
Algo similar ocurre con la suma de experiencias prácticas no supervisadas fuera del contexto de aprendizaje académico (6,2) y la capacidad de gestión empresarial (6,0), que aun recibiendo buenas valoraciones por parte de los grandes grupos reclutadores, ocupan un lugar de escasa importancia en el ranking de las habilidades más demandadas.

Estos resultados ponen de manifiesto un cambio interesante en la búsqueda de talento por parte de las grandes cadenas hoteleras -afirma Lluís Serra, director del Hotel-Escuela de Sant Pol de Mar: de la aptitud a la actitud. Las habilidades tradicionalmente más valoradas, como el conocimiento de idiomas o las capacidades de gestión empresarial, ya no son el activo más valorado, quizá porque ya se dan por hecho unos conocimientos mínimos. En cambio, se valoran activos intangibles como la disponibilidad hacia la movilidad o la ambición“.

Sant Pol, cum laude en idiomas, polivalencia interdepartamental y competencias personales
Para la elaboración de este mismo informe, se pidió a las empresas participantes que indicaran los puntos fuertes del Hotel-Escuela de Sant Pol. La suma de las respuestas recopiladas entre los reclutadores indicó como aspectos más destacados de los alumnos del centro los conocimientos prácticos adquiridos dentro de sus estudios, juntos con su polivalencia, la experiencia entre los departamentos del hotel, las competencias personales y, por supuesto, el conocimiento de idiomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *