Éste es el caso de Miquel Aldana, chef y propietario del restaurante Tres Macarrons (El Masnou, Barcelona) que obtuvo el pasado 25 de noviembre de 2015 su primera Estrella Michelin. Miquel fue alumno del programa Técnico en Gastronomía y Restauración del Hotel-Escuela de Sant Pol de Mar y forma parte del gran grupo de antiguos alumnos que tras salir de la escuela han logrado grandes éxitos en su trayectoria profesional.

Miquel nos cuenta cómo se siente al tener una Estrella Michelin y nos explica su trayectoria profesional y proyectos de futuro.

Todo empezó en Sant Pol. Estudió cocina por curiosidad y poco a poco fue aumentando su interés por la gastronomía. Durante los tres años de titulación su pasión por la cocina fue creciendo y la culminó en sus prácticas profesionales en diferentes restaurantes reconocidos por el sector.

Tras 10 años de trabajo duro en varias cocinas (l’Hostal de la Gavina 5*****, la Torre del Remei, Sauleda Càtering i Pastisseria, Llavina Graupera, Can Jubany, Casa Irene, Alkimia Barcelona, y un año y medio en París), decidió que ya estaba acabando la etapa de aprendizaje y con 29 años abrió Tres Macarrons el año 2009.

Tres Macarrons se ubica en El Masnou, situado entre vistas al mar y montaña, un restaurante de capacidad para 30 comensales con una sala tranquila y elegante. Su cocina es totalmente libre e independiente, con base clásica de la cocina catalana actualizada en cuanto a técnicas, junto a ingredientes de calidad y naturales, que va renovando su carta según las temporadas.

Cuando abrió  su propio negocio en temporada de crisis, no se había planteado que obtendría una Estrella Michelin. Tras muchos años de trabajo con el objetivo de hacer funcionar el negocio, ahora ha obtenido el gran reconocimiento gastronómico que representa un cambio de ritmo en el restaurante, las reservas se han disparado y han forzado más estructura y organización.

La obtención de su primera Estrella Michelin es el fruto del duro trabajo hecho durante años. Este galardón demuestra que en la cocina no sólo sirven las virtudes como ser metódico, disciplinado, de rápido aprendizaje, sino también es necesario destinar tiempo a hacer las cosas bien, que es lo que te premia con experiencia y conocimientos.

Sus recuerdos de Sant Pol pasan por reconocer la ventaja competitiva que obtuvo al hacer prácticas en un entorno real, que le permitieron entrar al mundo profesional con cierta soltura para desenvolverse como profesional en la cocina.

Entre sus proyectos de futuro se encuentra la apertura de Napar BCN. Se trata de un macro espacio de 500 metros cuadrados situado en Barcelona (en Diputació con Aribau) que abrirá conjuntamente con Sven Bosch, antiguo alumno también de Sant Pol, el próximo 18 de febrero de 2016. Napar BCN se especializa en cerveza artesana tras cinco años de firme expansión en Catalunya. Miquel será el Chef Ejecutivo de Napar BCN, sin desatender diariamente la cocina del Tres Macarrons.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *