El Hotel Renaissance situado en Pittsburgh (EEUU) elimina todas las tecnologías al alcance del visitante.

La iniciativa consiste en quitar de las habitaciones cualquier dispositivo tecnológico (televisión, teléfono o tomas de corriente).

Además, en el check-in, los clientes deben de dejar todos los aparatos electrónicos en recepción, desde el secador de pelo hasta el ordenador personal. A cambio, se dejan juegos de mesa y cartas con el objetivo de que los clientes puedan aprovechar todos los momentos de sus vacaciones en familia.

La idea, llamada ‘Family Digital Detox Package’, ha sido pensada para que “los huéspedes redescubran los valores y los placeres de la vida en familia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *