Hoy en el blog contamos con la bonita historia de Eduardo Hidalgo, antiguo alumno del programa Técnico en Hostelería (1991-1994) y profesor de EUHT StPOL. Nos cuenta como su paso por la escuela le sirvió para crecer personalmente y profesionalmente. Esta experiencia lo impulsó a crear su propio negocio basado en la gastronomía saludable.

Me llamo Eduardo Hidalgo y en estos momentos traigo a mi memoria los gratos recuerdos de todas las vivencias manifestadas en la EUHT StPOL.

Me encontraba estudiando formación profesional de hostelería en mi ciudad natal Gijón, Asturias. Se estaba preparando todo para el gran evento en Barcelona, las olimpiadas. Constantemente resonaba en mí el nombre de esta ciudad y decidí entonces empezar mi aventura gastronómica.

Lancé mi vuelo, y gracias al apoyo de mis padres, que tenían un restaurante en Asturias, quise darle un apretón de tuercas a mi especialización. Era toda magia, llegar a un pueblo hermoso, a una nueva cultura para mí, a un lugar que me acogía, a una gente que me cuidaba, que se convirtió en mi familia. Fue un honor pertenecer a la primera graduación de Hostelería de la escuela.

Cómo ruge todavía por mis venas el aroma de las cocinas, el ruido en las clases, las subidas rápidas por las escaleras, la cena para los padres, aquellos jueves que nos íbamos a Calella, los hojaldres que no subían, el vino derramado, aquellas broncas cariñosas, el soplido de los árboles en recepción, los bufets interminables, los menús degustación, las jornadas, los concursos, los cócteles, las tensiones del estudio, ufff. En realidad, la vida que emana en cada esquina que pueda hablar. Ayyy si hablarán esas esquinas.

Después de haberme vestido de asturiano en la cena de final de curso, echando sidra en la cafetería y dejando perdido de serrín todo el suelo, pude experimentar el placer de trabajar en lugares como el Hotel Arts o el Racó de Can Fabes. Pude viajar a Londres, Panamá, Nueva York y México.  

Toda esta etapa se consolidó después con una andadura empresarial en Asturias, inaugurando uno de los restaurantes más innovadores en aquel momento, aportando todos los conocimientos adquiridos.

En 1997 volvió a atraparme la magia de EUHT StPOL, siendo durante un año profesor de hostelería y enología. Fue enriquecedor y sorprendente ver las cosas desde el otro lado de la barrera, despertar en mí ese profesor interno para aportar humildemente mis conocimientos. Por supuesto, el reto enorme de seguir aprendiendo, porque los alumnos piden más y más, y te llevan a un estado de superación inmenso.

Por problemas con mi peso, di un giro total hacia la manera en que había entendido la gastronomía, y quise incursionar en la alimentación sana y el arte culinario saludable, en lo que estoy enfocado desde hace varios años. He tenido también la suerte de poder dar clases prácticas en la escuela sobre Gastronomía Saludable, y en estos momentos tengo mi propia empresa donde transmito la importancia de la alimentación en nuestra vida.

Principalmente trabajo con la alimentación y las emociones, la alimentación y el éxito personal; así como con problemas derivados de la alimentación, entre otros. Educo hacia un alimentación equilibrada y conecto gastronomía con salud, creando dos conceptos GASTROSALUD y NUTRÉXITO.

Siempre está en mi memoria, que los cimientos de lo que soy en estos momentos se empezaron a formar en una tarde fresca de otoño, en el comedor de EUHT StPOL en una cena que tuve con mi padre, donde decidimos que me iba a  hacer alumno de la escuela.

Nunca volví a ser el mismo, atrás había quedado un chico asturiano y se forjaba un profesional bien aprendido. Nunca he podido quitar de mi memoria las vivencias en ese bello lugar. Tal fue el impacto, que me quedé a vivir en Cataluña, a sólo 4 km de Sant Pol, en Pineda de Mar.

Gracias  a todos y a todas, por sembrar en mí la semilla del éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *