Con esta frase empezaban muchas de las presentaciones que los alumnos de 3º y 4º del Grado en Gestión Hotelera y Turística (GGHT) han hecho a sus compañeros de cursos inferiores sobre su experiencia en las prácticas realizadas el pasado verano en países de habla inglesa. Irlanda, Escocia, Holanda, Malta o Estados Unidos son algunos de los destinos en que los alumnos han realizado sus prácticas de verano en distintos departamentos de hoteles.

“En el Hotel-Escuela de Sant Pol de Mar te enseñan a trabajar, pero fuera te das cuenta que en el mundo real hay que trabajar duro”, reconoce Celia. Ella y Patxi son alumnos de 4º curso del GGHT y realizaron las prácticas en el departamento de F&B del HOTEL CROWNE PLAZA de Dublín (Irlanda). Reconocen que los meses de prácticas les han permitido ganar experiencia en el sector, además de mejorar el nivel de inglés, conocer gente nueva y hacer turismo por Dublín y por otras ciudades y países. Ambos coinciden en la valoración global: “Fue una experiencia positiva”.

El destino de Nerea, alumna también de 4º curso de GGHT, para las prácticas de verano fue el hotel NH LEEUWENHORST CONFERENCE CENTRE, en Holanda, a algunos kilómetros de Ámsterdam. Un hotel- centro de conferencias que le permitió, desde el departamento de recepción, vivir algunos momentos especiales como eventos de promoción de conocidas marcas de coches, entre otras experiencias.

Después de estar el año pasado en Malta, este año el destino de Raquel y Laura ha sido Escocia, en concreto, en OLD COURSE HOTEL. Ellas son alumnas del último curso de GGHT y estuvieron en el departamento de restaurante y de recepción de este hotel de St Andrews. “Teníamos unos estándares muy elevados y aprendimos mucho”, aseguran. Lidiar con quejas, seguir unas pautas impolutas y la atención personalizada para cada cliente son algunos de los aspectos que destacan de su proceso de aprendizaje durante las prácticas. Y no dudan en recomendar a sus compañeros aprovechar la oportunidad para experimentar este proceso de aprendizaje: “Lo que hemos conseguido mediante nuestras prácticas en países angloparlantes ha sido no sólo mejorar el inglés, sino también haber mejorado nuestro currículum y ganar experiencia en el sector”.

Aunque muchos de los alumn@s valoran su estancia de prácticas en el extranjero como una experiencia dura, todos coinciden en indicar que esta experiencia les ha permitido un crecimiento no sólo personal sino también profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *